LAB Boeing 727-78 CP-1223 Photo Album

Selection of photos of Boeing 727-78 CP-1223 of Lloyd Aéreo Boliviano operated 1975-2005. 

Artículo partial de AviacionBoliviana.net sobre el CP-1223 

En los cielos de Bolivia

Cuando Braniff ofreció el 727 a Bolivia mediante un convenio de crédito por 3 millones de dólares la empresa nacional aceptó la oferta de inmediato. La aeronave llegó a nuestro país al poco tiempo, entrando en servicio el 9 de Marzo de 1975, originalmente la aeronave estaba dispuesta en 24 asientos de primera clase y 78 de clase turista, configuración que el LAB alteró agregando media fila (tres asientos) para un total de 105 asientos. Esta sería solamente una de las modificaciones que el LAB le haría al avión.  

Con esta aeronave el Lloyd Aéreo Boliviano perfilaba una ambiciosa expansión, que incluía la compra de un cuarto 727, esta vez en versión 200, tan pronto como Agosto de 1975, cuando se firmó el contrato de construcción y venta con Boeing.

La empresa  planeaba servir nuevos destinos con estos aviones, incluyendo el ansiado servicio a EE.UU y otros adicionales a Río de Janeiro y Cartagena. También planeaba fortalecer las rutas internas, con servicios entre La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Sucre.

Todo esto rumbo a una fecha que marcaba los cincuenta años de vida de la empresa.

Un alto en el camino

Con toda esta expectativa y marcado positivismo, pocos esperaban lo que ocurrió en la mañana del 24 de Junio de 1975. La noche más fría del año -el día de San Juan, había cubierto Cochabamba y otras ciudades del país con la densa humareda de la tradición medieval. En otras palabras, condiciones mínimas de aeronavegación sobre la ciudad de Cochabamba.

Increíble daño en el ala izquierda.

Increíble daño en el ala izquierda.

Ese día el CP-1223 cumplía un vuelo del itinerario 912, La Paz-Cochabamba, llegando a Cochabamba para las 09:55 hora local.

El vuelo estaba lleno, con 105 pasajeros entre los que se incluían el Ministro de Coordinación (?) General Juan Lechín Suárez y al equipo argentino de fútbol Boca Juniors que debía cumplir un encuentro en Cochabamba ese día.

La edición de Los Tiempos del día 25 de Junio anota: “El avión llegaba de La Paz y se disponía a aterrizar, tomando la cabecera norte de la pista [Ed.: 22] , impactó con violencia sobre el tren de aterrizaje por causas aún no establecidas, lo cual ocasionó la rotura del mismo.

Vista trasera de la nave en el ángulo con que vino a reposar. (todas las fotos del accidente provienen
 de Los Tiempos, edición del 25 de Junio)

Vista trasera de la nave en el ángulo con que vino a reposar. (todas las fotos del accidente provienen de Los Tiempos, edición del 25 de Junio)

Como consecuencia, luego de tres ‘rebotes’ sobre la pista el avión perdió el equilibrio y se inclinó sobre el ala izquierda y después sobre la derecha. Finalmente se desvió de la capa asfáltica iniciando un recorrido descontrolado de aproximadamente mil metros que concluyó cuando el tren de la nariz se incrustó en una zanja que detuvo al avión, a pocos metros de viviendas y árboles.” 

No hubo fuego, los pasajeros lograron abandonar el avión utilizando las salidas de emergencia. A los pocos minutos eran retirados del lugar y algunos fueron llevados a hospitales de la ciudad, los militares desplegaron un cordón de seguridad en torno al avión y lo fragmentos que vino desparramando.

El tren lateral
 completamente desprendido y una vista de la sección de ala desprendida en un 20 por ciento.

El tren lateral completamente desprendido y una vista de la sección de ala desprendida en un 20 por ciento.

El ministro comentaba: “(…) observé la densa humareda, cuando tocamos tierra, parece que aterrizamos sobre el tren izquierdo y luego la nave se descontroló. Ingresó mucho polvo al interior del avión, lo cual confundió a todos los pasajeros y finalmente, luego de arrastrarnos un buen trecho, chocamos con algo y  la nave frenó. Felizmente no paso nada y eso es lo fundamental.”

¿Qué había pasado en realidad?

La crónica de prensa describe una falla estructural durante el aterrizaje. Lo que pasó en realidad es algo diferente.

Vista del tren derecho, y de la cuneta donde el tren delantero pudo trancarse y detener el arrastre de la aeronave.

Vista del tren derecho, y de la cuneta donde el tren delantero pudo trancarse y detener el arrastre de la aeronave.

La versión más detallada que extraemos de la prensa y comentarios de la época es que tripulaba el avión como instructor el Comandante Donald Bohrt P. y como alumno el Cmdte. Aníbal Arab Fadul (el mismo que otorgó su nombre al aeropuerto de su natal Cobija), como la visibilidad era tan baja, venían volando en procedimiento mínimo, haciendo referencia constante a la vertical y los puntos geográficos del trayecto.

Lo que pareció haber ocurrido es que sin anticiparlo, estuvieron sobre la pista cruzada; y vino el error: el piloto alumno -acostumbrado a la performance del Fokker- cortó potencia, 15 segundos tardaron las turbinas en reaccionar, el Ingeniero y Piloto Instructor, no pudieron evitar que cometa el error; no tuvieron más alternativa que tratar de controlar el repentino y acelerado descenso de la nave.

Tomaron la pista violentamente pero esta se quedaba corta; a la velocidad del avión el tren que había soportado el duro toque a tierra se desprendió, se arrastraron por un largo trecho hasta poder detenerse.

Por medio de un correo electrónico el Comandante Bohrt gentilmente aclara para la posteridad:

De acuerdo al procedimiento empleado en los entrenamientos el instructor lleva el control de la radio.

Cuando se inicio la aproximación al aeropuerto de CBB y en comunicación con la torre de control se tenia una visibilidad muy reducida por humo, se solicitó al control una aproximación visual a la pista 22 por derecha habiendo sido autorizado a efectuar dicha aproximación, cuando nos encontrábamos frente a la faja a una altura de 500 pies la torre de control preguntó si teníamos la pista a la vista, a lo que respondí negativo por que yo no veía la pista. 

Encontrándonos casi en el umbral de la pista 22, pasada la coronilla configurados para el aterrizaje, instante en el que el alumno, me dijo “tengo la pista a la vista” cortando los aceleradores, iniciando un descenso brusco y empinado; por lo rápido de la maniobra tome los controles y efectúe una corrección muy cerca del suelo, con los alerones y jalando el bastón de mando alcance casi nivelar el avión pero se sintió el primer impacto del tren izquierdo y luego logré controlar el avión hasta que se detuvo con los resultados conocidos; posiblemente si no se tomaba esta acción correctiva los resultados habrían sido catastróficos y la verdad no hubiese sido conocida .

 

Descartamos entonces falla estructural, y queda establecida la versión del Comandante de la nave. 

Ah, también resulta que el Presidente de la República, Gral. Hugo Banzer Suárez, presenció todo el accidente. Banzer estaba en espera a bordo de un Aerocommander de YPFB cuando aconteció el accidente.

Después de bajarse de la aeronave y dirigirse a dependencias de AASANA para recibir un improvisado parte, solo atinó a decir a la prensa que “Lamento lo registrado con una de las mejores naves del LAB, pero estoy contento porque no se han tenido que lamentar desgracias de tipo personal. Todo lo que es material se repone, pero la vida no.” Minutos después partió hacia Santa Cruz.

El artículo completo: http://aviacionboliviana.net/avatares-del-cp-1223/