Vista del aeropuerto de Cochabamba.

Foto: Mateo Zárate - Trabajo propio